No hay mal que por bien no venga

El terremoto de febrero pasado causó muchas desgracias y dolores de cabeza en nuestro país. Pero como siempre ocurre con la liberación de energía, cosas buenas pasan después.

Tras el fuerte cataclismo el muro que dividía este departamento del vecino sufrió graves daños. Sin que los actuales dueños vivieran ahí aún, este asustado vecino reconstruyó el muro en albañilería de ladrillo estucando sólo su lado.

¡Lo mejor que podría haber pasado! Un muro cuya textura y calidez lo transformó inmediatamente en el protagonista de este recinto. ¡Hasta da pena taparlo colgando cuadros!

Arriba:

– Muro de albañilería de ladrillo fiscal, quemado con acido muriático para eliminar las sales y protegido con sellador acrílico para evitar el desprendimiento. Si hay partes sucias o con exceso de mortero de cemento, repasar con  escobilla de acero.

– La iluminación debe ser siempre cenital (desde arriba) y a ras de muro para resaltar la textura de éste.

– Pueden completar el muro con una cornisa de poliestireno extruido de alta densidad, tipo Decoflair, en Sodimac

Anuncios

Acerca de Juan Pablo

Arquitecto / Blogger / Fotógrafo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Miembro de:

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog.

Únete a otros 1.290 seguidores

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: